martes, 15 de mayo de 2007

La amistad: El gigante con pies de barro

15-05-07
Querido diario:
Amistad es un término sobrevalorado. Y fíjate bien que digo el término, no el concepto. Entiendo la amistad como afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato, pero me da la impresión que no es ese el concepto que tiene la gente de amistad. He notado que la gente te presenta como “un amigo” a un compañero de trabajo, el hermano de un vecino, el camarero del bar que frecuentas… bueno, a veces también se puede decir “un colega”. Joder.

Los soldados de la segunda guerra mundial se llamaban entre ellos colega justo después de haber pasado juntos la tercera batalla, cuando habían visto a sus compañeros morir destrozados por un obús y un tío al que de nada conocías te sacaba de la trayectoria de un tirador enemigo y te salvaba la vida, porque mañana serías tu el que se la salvaría a él. Un colega.

Ahora todo el mundo es colega, todo el mundo es amigo.

Ayer discutimos con las “amigas” de mi novia, parece ser que se echan en cara unas a otras una serie de malentendidos como que una solo sale en el grupo con la intención de hacer tiempo para quedar con el novio. La otra se defiende diciendo que tiene que mandar tres mensajes para quedar para preparar una comida y la otra dice que está enfadada porque si tiene que coger el coche no puede beber, y que ella sale a emborracharse y prefiere que siempre coja el coche la otra. Afecto personal, puro y desinteresado, los cojones. Y encima meten a los novios en medio para poder hacer más daño, para “ganar”.

¿Dónde queda la amistad en todo esto? ¿Es amistad lo que sentimos o realmente lo único que nos une es el pasar las horas muertas con alguien?

Deberíamos plantearnos este tema más profundamente, no sé, quizá eso haría plantearnos nuestra relación con el que tenemos al lado. O a lo mejor es que nos importa una mierda la amistad.

5 comentarios:

Arekusu dijo...

Pero eso son las mujeres que son unas desaboridas y se cabrean por cualquier cosa y no se les pasa en la vida

Marisa dijo...

Te entiendo perfectamente, el sábado pasado discutí con una "amiga" por ir a un bar.

A mi la verdad es que los sitios que a ella le gustan me deprimen mucho, ella es perfectamente libre de ir donde quiera pero yo también. Y no pienso ir a un sitio en donde no me siento a gusto. He de decir a mi favor que he cedido en múltiples ocasiones y me encuentro un pelín cansada a ese respecto. Y ella solo sale una vez al mes, realmente tampoco puedo contar con ella para nada si tengo algún problema. ¿Acaso debo adaptarme a ella? Creo que tiene “mucho morro”, francamente.

Además encuentro tan absurdo discutir un sábado por semejante chorrada que no me puedo creer que en gente que pasa ya los treinta existan esas bobadas que considero de quinceañeras.

Soy un ser individual, único y original para bien o para mal y ya tengo suficiente rutina en el trabajo (lo cual tengo asimilado) como para trasladarla también a los fines de semana. Quiero sentirme a gusto en los lugares a donde voy, no deprimirme.

En cuanto al significado de la amistad.... la gente se pierde en materialismos y otros intereses y conveniencias. Apenas se percibe un atisbo de verdadera amistad o de verdadero amor. Todo funciona a través de otras razones bastante menos altruistas.

Si tienes un amigo/a de verdad puedes estar contento, pero eso solo se percibe cuando vienen los problemas y la gente que te quiere acude "como la sangre a la herida" y la gente a la cual no le importas trata de "escaquearse" descaradamente pasando por encima de tu cadáver si es necesario.

Yo normalmente utilizo más el concepto “colega” en cierto modo es más real para mi “colega” significa compañero (de vida, de copas, de piso…) creo que es un concepto que define perfectamente a la gente que tienes a tu lado y no implica necesariamente amistad (aunque pueda existir o no).

Manolo dijo...

Puagh, odio a la humanidad.

Patxo dijo...

Mmmmm... estuvimos discutiendo??. Un consejo te doy (que para mí no tengo), no te metas, déjalas que se arreglen o desarreglen entre ellas, porque si no, acabaran echándote algo en cara también. Y fijo que alguna te dice que es todo por tu culpa, que le metes ideas a tu chica en la cabeza, que antes se llevaban la mar de requetebién...
Y sobre la amistad, pues ya sabes, amigos de verdad 4 o 5 a lo sumo. El resto... lo dejaremos en conocidos.

Er Pi - dijo...

Pues patxo, eso ya ha ocurrido, al parecer la culpa de toda la bronca la tengo yo... hay que joderse!!