lunes, 14 de mayo de 2007

Sístole.Diástole

14-05-07
Querido diario:

Pienso que el tiempo no debería medirse en segundos, sino en latidos. Porque, al fin y al cabo el corazón es el motor de la vida y por lo tanto el generador de la edad. El problema es que no es un reloj exacto. A veces marcha muy deprisa, otras se ralentiza demasiado…
El caso es que mi reloj biológico ha debido correr mucho, pues mientras mi cuerpo ha envejecido, mi vida necesita sentir emociones que solo se tienen en la juventud. Siento que no he vivido experiencias que los pene-grandes dan por echas, precisamente por ese miedo intrínseco de los eunucos al fracaso con el sexo opuesto. Mi primer beso fue a los 23 años. Mi primera relación a los 26. Y ahora tengo la necesidad de disfrutar como lo haría un chiquillo de 20 años. Esto es un problema, porque realmente aunque mi cerebro me dice que tengo todo lo que necesito con mi novia, amor, comprensión, diversión, placer… mi “amiguito pequeño” sigue buscando las experiencias vitales que necesita un hombre para terminar de crecer. Y mientras no disfrute de esas experiencias seguiré siendo el eunuco en el que me he convertido.
Pero claro, tengo novia, la amo y no pienso hacer nada que la haga daño, y entonces… ¿Cómo resuelvo mi problema?

2 comentarios:

Marisa dijo...

La vida es para vivirla a tu manera no tienes que basarte en las pautas o conceptos de nadie.

Lo importante es ser uno mismo/a y hacer lo que realmente quieres hacer, estar con lo gente que quieres estar y ver la vida desde tu propia perspectiva, sin complejos ni temores.

También hay que saber distinguir los sueños de las realidades, pregúntate a ti mismo ¿realmente quieres hacerlo? ¿Estas dispuesto a cambiar tu vida? ¿Que estas dispuesto a sacrificar para conseguirlo?.

Muchas veces la gente no se da cuenta de lo difícil que es ser uno mismo/a en una actualidad en donde se da más importancia a las “falsas apariencias” y se justifica la falta de principios “con dinero”.

Manolo dijo...

Siempre te puedes masturbar