domingo, 3 de febrero de 2008

Un Espartano en Siberia-Gasteiz (o cómo Don carnal venció a la Carneia)

Pues si, tras haber visto la Película 300 más de 8 veces, tenía decidido que ese era el rol que quería seguir en Carnavales.

Los que habéis visto la película ya os podeis imaginar que el traje elegido es cuando menos "arriesgado" para una ciudad como VItoria, con una temperatura anoche de 2 grados bajo cero. Al fin y al cabo, esto no es RIO ni TENERIFE, ni siquiera CADIZ.

Y aunque mucha de mi gente ya me lo avisó, yo pensé que si ellas podían ir con medias o con menos , que por qué yo no.. al fin y al cabo soy un fuerte y rudo Espartano.

Pues no, amigos. Aunque la sensación de frio no era mucha anoche, ahora mismo mi cuerpo sigue su propia batalla de las termópilas, enfrentando viruses contra glóbulos blancos. Menos mal que hace poco pedí la ayuda del ejército de osakidetza y me pusieron la vacuna, que si no ahóra mismo estaría en el bando de los bronquiticos, o algo peor.

Al menos estó me servirá para limpiar los conductos del aparato excretor, que falta les hacía...

2 comentarios:

Patxo dijo...

Es lo que tiene la fuerza de la costumbre. Ellas están acostumbradas a ir en paños menores desde pequeñitas... Ya sabes "antes muerta que discreta".

Ya verás como la próxima vez no te afecta tanto...
Mejorate!.

SusiOyola dijo...

Para el frío mejor vestirse de oso en carnavales, aunque cuando empieces a bailar tal vez no aguantes las mangas.