lunes, 28 de mayo de 2007

El valor de mi tiempo.

28-05-07

Querido diario:

Me he dado cuenta de que mi tiempo no tiene valor. O por lo menos no soy yo el que decide que valor tiene. Es una persona extraña, que no me conoce ni a la que conozco la que ha resuelto que los sábados no tengo nada interesante que hacer (que le interese al él quiero decir) y que tengo que ir a trabajar por 10 euros la hora. Eso es lo que vale un sábado a la mañana, 60 Euros. Y no importa si tengo algún acto familiar o unos recados que hacer o simplemente me apetece dormir, lo que importa es que el se ha comprometido a que tenga que haber alguien y ese alguien soy yo. Tengo entendido que las horas extras deberían ser, por lo menos, voluntarias, y así es en el caso de varios de mis compañeros, que van a trabajar porque les interesa ganar esos 60 euros, pero no en el mío, que no tengo ganas de venir ni me apetece estar un minuto mas del necesario en mi puesto de trabajo.

El hecho de tener que trabajar el sábado por la mañana hace que pierda una noche de distensión, una oportunidad de estar con mis amistades, de charlar de cosas que me hagan olvidar el trabajo, y acorta tremendamente mi fin de semana. El lunes estoy mas cansado, mas difuso, rindo menos, pero da lo mismo, porque a un iluminado se le ha ocurrido que es él quien maneja mi tiempo y mi existencia, a su antojo.

Tengo la sensación de que se me niega el derecho de coger las riendas de mi vida, impidiéndoseme decidir por mi mismo en que quiero invertir mi tiempo, por el mero echo de tener que trabajar para malvivir.

Puedes pensar, Querido diario, que esto no es cierto, que en cualquier momento puedo decidir irme, cambiar de trabajo, y tomar las riendas, y tal vez tengas razón, pero esa es una decisión que no se puede tomar a la ligera, máxime cuando no es una medida que me implique sólo a mi.

Por lo tanto, no me queda otra solución que aguantar, callar y prostituir mi tiempo, por lo menos hasta que la situación sea mas apropiada para, de un plumazo, devolver a quien no me respeta, su merecido.

3 comentarios:

Marisa dijo...

Yo intento aprovechar mejor mi tiempo y verlo desde un punto de vista positivo.

De otro modo el trabajo resultaría poco interesante y empezaría a plantearme "el sentido de la vida". Sin embargo en muchas ocasiones en el trabajo paso momentos agradables e intento basarme en eso y olvidarme de lo demás.

El tiempo lo distribuyo como puedo aprovechando al máximo para poder estar con los amigos/as y realmente no me quejo, no me va mal...

Debes cambiar la perspectiva. Yo sinceramente he tenido horarios peores (también trabajos peores, por supuesto)he llegado a salir a las 9 de la noche de trabajar un sábado y eso si es jodido porque solo tienes la noche del sábado y el domingo (fin de semana extremadamente corto me fundía hasta el último minuto)

eneko dijo...

Jodido enano cabezón...

arekusu dijo...

John Smith.....zapatillas? no se lo pudo comer un lobo...